Bienvenidos

Bienvenidos a mi pequeño Blog de cocina.
En el encontrareis diferentes recetas cocinadas con y sin thermomix. Recetas sencillas para gente sencilla...

sábado, 29 de diciembre de 2012

SOLOMILLO DE CERDO RELLENO DE BACÓN Y QUESO

Este año en navidades ha coincidido que las amigas de la cuadrilla nos juntábamos todas en Donosti, algo que suele resultar bastante difícil porque casi la mitad vivimos fuera.

Como hacía mucho tiempo que no coincidíamos, decidimos hacer una cena en el Txoko de mi amiga Cristina. 

Su txoko es una autentica maravilla para celebrar cualquier tipo de reunión y cuenta además con una cocina totalmente equipada, por lo que decimos hacer como en las sociedades gastronómicas y juntarnos todos antes para preparar la cena.

Tras un debate sobre qué cenábamos, mi amiga Maitane propuso que hiciéramos unos solomillos de cerdo rellenos de queso y bacón, lo que nos pareció estupendo porque además de que se nos hacía la boca agua de solo escucharlo era también una receta que no conocíamos y nos apetecía aprender.

Ayer la repetí en casa para poder sacar fotos y publicarla y aunque le puse mucho esfuerzo no me quedó tan rica como a Maitane.

De todas maneras seguiré intentándolo, aunque creo que para que me supiera tan rico como aquel día, haría falta volver a pasar un buen rato como el que pasamos y en tan buena compañía!

Ingredientes (2 personas)

Una pieza de solomillo de cerdo (250gr aprox)
4 rodajas de Bacón 
6 Tranchetes de Queso
1 cebolla mediana
1 Bote de mostaza a la antigua
1 Vaso grande de vino blanco
Sal y Pimienta negra
Aceite

Preparación

Precalentamos el horno a 200º.

Abrimos el solomillo de lomo en libro y lo salpimentamos.



Después rellenamos el solomillo con los tranchetes de queso y el bacón y lo cerramos como si fuera un bocadillo.



Colocamos el solomillo en la fuente del horno y lo untamos por ambos lados con la mostaza a la antigua.


Echamos el vaso de vino blanco por encima del solomillo y lo metemos al horno durante una media hora para que la carne se vaya haciendo y a la vez se desahaga el queso y se mezcle con el vino y la mostaza. 



Mientras tanto, picamos la cebolla y la ponemos a pochar con un chorrito de aceite en una sartén a fuego lento.

Cuando pase la media hora añadimos la cebolla pochada al horno y dejamos que se siga haciendo junto unos 15 minutos.

Apagamos el horno y sacamos el solomillo. El solomillo lo fileteamos para poder servirlo y lo reservamos en una bandeja.

La salsa que nos ha quedado en la fuente del horno con la cebolla, el queso y la mostaza, la echamos en el vaso de la batidora y lo batimos.

Podemos servir el solomillo con la salsa a parte en una salsera o bien por encima como en la foto.




Comentarios

En este plato no importa mucho que la carne esté fría por lo que se puede hacer con antelación, aunque si que es necesario que la salsa esté bien caliente.

Si el solomillo de cerdo es ibérico mucho mejor ya que la carne soltará más grasa y quedará más sabrosa la carne. 

Para que la carne esté en su punto conviene que quede un poco rojita por el centro, si no puede quedar muy seca.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¿Quieres dejarme un comentario? Hazlo aquí!!